8 palabras y frases que afectan tu comunicación estratégica en 2021

__

La comunicación es la base del bienestar. No importa que se trate de la comunicación con otros o de aquella que tenemos con nosotros mismos.

Comunicarse de forma estratégica ayuda a gestionar las expectativas, puede ser muy motivador y elimina barreras que nos impiden alcanzar el éxito.

Para que todo esto nos suceda, antes debemos revisar cómo es nuestro lenguaje y qué es lo que nos decimos en diversas circunstancias.

Si quieres mejorar distintos aspectos de tu vida como tu autoliderazgo, claridad para planificar, relación con los demás y motivación, conoce estas palabras y frases que afectan considerablemente tu comunicación estratégica en este 2021.

 

Estas son las palabras y frases que afectan tu comunicación estratégica

 1) No entiendes

Cuando tenemos una conversación, aunque algunos piensen lo contrario, no debes hacer quedar al otro como tonto.

No solo no sirve para nada, sino que genera una percepción de ti como persona que se aprovecha de sus fortalezas o de las debilidades del otro para su beneficio personal.

En otras palabras, da la idea de que no eres una “buena persona” y de que no te interesa cómo se sienten los demás.

Prefiere un “no me supe explicar, permíteme que elabore mejor mi idea”.

Quedarás como alguien que se hace responsable de su comunicación y que vale la pena tener en su círculo cercano.

 

2) Ni modo, así es la vida

Pocas frases demuestran tanta resignación como esta.

Si bien la vida no va de ser ciegamente optimista, plantearse los planes y las acciones como hechos que no pueden suceder de otra forma habla de una persona que se victimiza y que no vislumbra soluciones más allá de lo obvio.

Concéntrate en lo que sí se puede hacer y en lo que se puede cambiar.

Cuando resaltas el valor de lo posible, la predisposición es distinta y se abren rutas hacia el logro que, desde la posición resignada, serían imposibles.

 

3) Pero 

Es importante dejar claro que no se trata de satanizar palabras y de vivir cohibiéndose de decirlas. Lo que esperamos es que prestes atención al momento en que las mencionas y cuáles son sus consecuencias.

Cuando se trata de palabras y frases que afectan tu comunicación estratégica, el “pero” es una de las conjunciones clásicas que más frena los proyectos, por lo cual vale la pena que tengas claro cuando la dices.

Prueba por tu propia cuenta sustituyéndola por un “y”. Por ejemplo, en lugar de:

  • “Esa idea de negocio suena genial, pero no tengo el presupuesto necesario”.

Vé lo que sucede si dices:

  • “Esa idea suena genial y voy a revisar si puedo llevarla a cabo, aun cuando ahora mismo no tengo el presupuesto necesario.

 

comunicación estratégica
Un componente importante de tu actitud tiene que ver con lo que te dices. Ten siempre presente estas 8 palabras y frases para que las cambies si necesitas mejores resultados.

 

4) Podría intentarlo

Usar el condicional no es necesariamente negativo, pero hay muchas ocasiones en las que mencionar esta frase es un freno automático para tus proyectos.

En lugar de decir “podría intentarlo”, prueba con “podré hacer eso cuando haya hecho X o Y” o con un “lo haré, aun cuando no salga perfecto”.

Hay brechas que abrimos con nuestro lenguaje las cuales terminan alejándonos de lo que realmente deseamos.

Esta frase es una de ellas.

 

 5) Debería 

Los “deberías” esconden mandatos que, en su mayoría, arruinan nuestra comunicación en todos los niveles, tanto a nivel intra como interpersonal.

Detrás de ellos hay órdenes que parecen ser más poderosas que nosotros mismos. Por ejemplo: “debería ser más atractiva”, “deberías ser más rápido”, “deberías actuar como tu hermano”, etc.

En los “deberías” no se sabe con claridad de quién es el deseo de que las cosas sean de una u otra forma, hecho que es no es sabido para quien la escucha.

Cuando alguien dice “tú deberías teñirte el cabello de color negro”, lo que está diciendo en realidad es “yo creo que deberías teñirte el cabello de color negro”.

Por otra parte, cuando alguien dice “para poder tener éxito como profesora, yo debería tener una maestría primero”

 

 6) Solo

Cuando solo se emplea como adverbio en frases como “fue solo un error” o “fue solo por esta vez”, lo primero que surge es la idea de que se puede estar justificando lo injustificable.

Esta palabra minimiza responsabilidades y trivializa hechos que puede ser muy importantes.

Nada es tan simple como para ser “solo” algo. Eso tampoco significa que tenga que verse como algo grave, pero si este adverbio no aporta ninguna información relevante, no hay ningún motivo de peso para usarlo.

 

7) Tengo que pensarlo

Pensar de forma prudente las decisiones que vas a tomar es un acto más que justificable.

Una buena planificación te puede evitar muchos dolores de cabeza, pero cuidado con convertir el acto de pensar en palabras y frases que afectan tu comunicación estratégica.

Hay personas que se pasan la vida pensando y que jamás toman otra acción que los lleve al lugar o situación en la que quieren estar.

El juego de la comunicación estratégica tiene un alto componente de decisiones medibles y pensar no es una de ellas.

Piensa, evalúa, pero no te quedes solo en esa acción.

Avanza y asume riesgos. Comúnmente, las personas que pasan mucho tiempo pensando están en realidad escondiendo algún miedo.

 

palabras y frases que afectan tu comunicación estratégica
La comunicación interpersonal depende en buena medida de la forma en la que nos comunicamos con nosotros mismos.

8) Y si…

“¿Y si algo sale mal?”, “¿Y si no soy suficiente?”

¿Te suenan estas frases?

Muchas personas huyen cuando se trata de relacionarse con alguien que practique el ysiismo. Esto se debe a que las personas que emplean constantemente esta frase, están predispuestas a que algo salga mal.

¿Y si sale bien? ¿Y si ya estás listo o lista para empezar? Piénsalo

 Conclusión

Tu lenguaje dice mucho acerca de ti. Más de lo que quisieras.

Cuando se trata de palabras y frases que afectan tu comunicación estratégica, estas 8 ejemplifican bien las más comunes.

Te reiteramos que nuestra invitación no es a que las saques de tus conversaciones, sino que sepas cuándo estás empleándolas, pero sobre todo, cuándo están limitándote para que logres tus objetivos, tu propio bienestar o mejores relaciones interpersonales.

Posicionamiento: 5 estrategias para diferenciarte de tus competidores hoy

posicionamiento

__

Quieras o no, te vas a posicionar. Cuando alguien pregunte tus servicios o por tus productos, cualquier cosa que diga alguien forma parte del posicionamiento en su mente de consumidor.

Las asociaciones que se hacen entre un nombre y una marca reflejan su posicionamiento, así que debes pensar en cuáles son las asociaciones que quieres crear.

Piensa en que, si no lo estás haciendo tú, otra marca si lo está haciendo. Si este es el caso, entonces estás en desventaja.

¿Por qué quieres que te reconozcan? ¿Cómo quieres que te reconozcan?

Si no lo sabes, entonces lee hasta el final y conoce 5 estrategias para diferenciarte de tus competidores.

 

¿Qué es el posicionamiento?

El posicionamiento es la definición única de la marca, eso por lo que te conocen como marca personal o eso por lo que conocen tu producto.

El posicionamiento es la imagen que tienes de una marca, aun cuando no puedas explicarlo fácilmente con palabras, está ahí.

Las empresas y personas que entienden esto, utilizan estrategias de marketing para comunicar su posición en relación con otros competidores del mercado.

Al respecto, estas líneas del libro La batalla del marketing se libra en la mente, nos dan una idea más clara de lo que es el posicionamiento.

“El posicionamiento no es lo que le haces a un producto. El posicionamiento es lo que le haces a la mente del cliente potencial. Es decir, posicionas el producto en la mente del cliente potencial “. (Ries y Trout, 2001)

 

estrategias para diferenciarte de tus competidores
Aunque se hable mucho de la cooperación entre profesionales, es innegable que tendrás que competir para tener clientes. Eso sí, la competencia debe estar centrada en tu propio mejoramiento, no en el ataque a quienes hacen lo mismo que tú.

La propuesta única de venta y el posicionamiento

Productos o servicios como los que ofreces también los tienen otras personas.

Admitámoslo, el mercado moderno está saturado de opciones muy similares, por lo que es vital que te vuelvas más memorable para poder lograr una verdadera ventaja competitiva.

Comunica lo que haces y procura diferenciarte de los demás. Casi siempre hay algo que te diferencia y, si no lo hay, entonces debes estudiar a tu competencia.

Imaginemos que eres un profesor que se especializa en química. Piensa en eso que te diferencia de otros profesionales del área.

Por ejemplo, ¿cobras por sesión o por paquete? ¿Das clases en línea o solo son presenciales? ¿Explicas química en otro idioma?

Ese punto específico que sea capaz de diferenciarte de lo que hacen otros profesores es tu Propuesta Única de Venta.

En líneas generales, este es un concepto que se aplica a eso que te hace único o única. Si no lo encuentras (no siempre existe tal diferencia), es importante que procures diferenciarte tanto como puedas.

Define a qué categoría pertenece lo que haces y cómo satisface las necesidades de tu cliente para que te sea más fácil diferenciarte de tus competidores.

 

 

Determinar tus estrategias para diferenciarte de tus competidores

Cuando se trata de estrategias para diferenciarte de tus competidores, necesitas tener una compresión profunda del mercado en el que estás o estarás.

De hecho, los clientes pueden reconocer si una marca se posiciona a través de la competencia por precio o por calidad.

Estas 5 estrategias son tal vez las más comunes, pero también las más efectivas.

 

1. Las características de tu producto cuentan

Apelar a las características o beneficios de tu producto o servicio como estrategia de posicionamiento de marca puede ayudarte a comunicar con mayor facilidad lo que sea que vendas.

Un ejemplo a modo general es el que obtenemos del mundo de los automóviles. En este caso, la marca Toyota comunica su fiabilidad. Porsche, en cambio, comunica una mezcla de rendimiento y lujo.

Pregunta clave:

¿Cuáles son las características de mi producto o servicio?

2. Cuando el precio es lo más importante

La estrategia de posicionamiento con base en precios competitivos es una cuerda fina sobre la cual hay que caminar con cuidado.

En el caso de servicios personales, un precio demasiado bajo puede conducirte directo a la frustración.

Si vas a competir con precios, determina antes cuáles son tus gastos fijos mensuales y tus gastos variables.

Aun cuando creas que no tienes mayores gastos, la realidad es que en cualquier momento puedes necesitar alguna reparación o el pago de una posible oficina más grande en otro sitio.

Si te preocupa que tu competencia tenga precios excesivamente bajos y crees que ello influye para que no tengas todos los clientes que quieres, toma en cuenta que los precios de este tipo no suelen durar mucho.

Esta estrategia de precios termina cayéndose por su propio peso.

 

3. El lujo como estrategia de posicionamiento

Hacerte una marca reconocida por el lujo de tus productos o servicios requiere de tiempo e inversión en branding.

Si este es tu plan, recuerda que casi nadie está dispuesto a pagar por algo que realmente no justifica un alto precio.

Dicho esto, comprende que las marcas que venden lujo no suelen comunicar su precio porque se asume que eso no es lo importante, así que tu comunicación debe ir dirigida al prestigio de lo que haces.

Si se trata de un servicio como clases, sesiones de psicoterapia u otros similares, entonces puedes apelar a formaciones universitarias de peso, cursos hechos en escuelas de renombre, experiencia en sitios específicos.

estrategias para diferenciarte de tus competidores
La actualización constante es parte de la estrategia para competir y posicionarse en un mercado repleto de ofertas.

4. Posicionamiento basado en el uso o aplicación del producto o servicio

Un entrenador de gimnasio se posiciona por lo específico de su servicio. Un profesional, del área que sea, debe identificar su rango específico de acción y enfocarse en él para diferenciarse.

Luego, a través de los diversos medios a través de los cuales se comunique (Instagram, Facebook, e-mail, etc.) debe demostrar que realmente sabe acerca de lo que habla.

Enfócate en eso que sabes y comparte contenido de calidad que resuelva problemas de tus potenciales clientes.

Pregunta clave:

¿Cuáles son los problemas que tienen mis clientes y que yo puedo resolverles?

 

5. Posicionamiento basado en competencia

Este tipo de posicionamiento requiere de un competidor que sirva de base para establecer una diferenciación.

Por ejemplo, en lugar de comunicar que tienes un precio específico, puedes comunicar que tu precio es 20% más bajo que el de tu competencia o que tu servicio tiene una garantía superior.

Cuídate de las falsas promesas. Si vas a comparar tu oferta con la de tu competencia para beneficiarte, asegúrate de que cumples realmente con lo que ofreces.

 

Conclusión de las 5 estrategias para diferenciarte de tu competencia hoy 

Cuando se trata de estrategias para diferenciarte de tus competidores hay una gran variedad de ellas que puedes comunicar. Sin embargo, la mayoría se reduce a estas 5 que acabas de leer.

Sin importar en cuál de ellas te enfoques, recuerda que el conocimiento de tu producto o servicio, el conocimiento de tu cliente y el de tu competencia, son fundamentales para que obtengas mejores resultados.

7 habilidades blandas que necesitas para tener éxito en el trabajo

exito trabajo

__

Da igual que te dediques a la informática, a la medicina o a las ventas. Las habilidades blandas son necesarísimas para que logres tus objetivos.

Si bien es cierto que la experiencia en tu especialidad te va a hacer competente en tu área, la forma en la que te relaciones con los demás, las habilidades para resolver problemas o la comunicación escrita pueden marcar la diferencia entre lograr el éxito o no.

De hecho, según la NACE ( National Association of Colleges and Employers), organización de los Estados Unidos, en una encuesta que hicieron a un grupo de empleadores, concluyeron que estos son los rasgos más deseables en un empleado:

• Habilidades de comunicación escrita (82%)
• Capacidad para trabajar en equipo (78,7%)
• Habilidades para resolver problemas (80,9%)

Las habilidades técnicas también fueron ponderadas, pero sorprendentemente con valores muy inferiores en comparación con las habilidades blandas.

Por ejemplo, las habilidades informáticas obtuvieron un 55.1% de valoración en importancia.

Este resultado es curioso porque una de las primeras competencias que muchos imaginan a la hora de conseguir un empleo o desempeñar un trabajo tiene que ver justamente con lo técnico.

Sin embargo, los resultados indican que muchos empleadores están prestando atención a las habilidades sociales, más que en cualquier otra época.

Veamos entonces cuál es la definición de este valioso concepto.

 

habilidades blandas
Saber comunicarse de forma efectiva es una habilidad necesaria para que los proyectos avancen a buen puerto.

¿Qué son las habilidades blandas y por qué son importantes?

Las habilidades blandas son rasgos de la personalidad que condicionan comportamientos y actitudes frente a la vida, en este caso, frente a la vida laboral.

De modo general, estas habilidades se refieren a la comunicación interpersonal en sus diversas facetas. De ahí que sean tan solicitadas en la resolución de conflictos.

Además, quienes tienen o han desarrollado buenas competencias blandas disponen de una mejor conciencia situacional para actuar según el escenario que se les plantee.

Esto es fundamental para quienes ejercen roles de liderazgo porque el buen liderazgo consiste en administrar un grupo de personas de forma inteligente y ayudarlas para que obtengan sus mejores resultados.

Un beneficio adicional de las habilidades blandas en el trabajo es que ayuda a que las personas se adapten con mayor facilidad a circunstancias de cambios rápidos e imprevisibles.

Quienes puedan comunicarse de forma efectiva en entornos de incertidumbre y sepan colaborar con otros llevan una incuestionable ventaja por sobre aquellos que no y que solo se afincan en lo técnico.

Dicho esto, no es de extrañar que cada vez más organizaciones y empresas inviertan dinero en formar a su personal en temas como la comunicación y la resolución de situaciones conflictivas.

Las 7 habilidades sociales que necesita en la fuerza laboral actual

 

1. Liderazgo

Si un empleado es capaz de generar y cultivar relaciones, bien sea hacia arriba o hacia abajo en la estructura organizativa, entonces estará contribuyendo con la motivación de los trabajadores.

Pero no solo eso, sino que será un auténtico influencer de la cultura organizacional que desee implantar la empresa. Aspectos como entender las necesidades del otro son un componente importante del liderazgo.

2. Trabajo en equipo

Quienes logren trabajar en equipo y colaborar con otros empleados estarán dando un paso seguro al éxito en su empleo.

El valor de la unión de fuerzas es muy alto para las empresas que desean escalar a otros niveles.

La colaboración productiva fomenta el logro de objetivos.

3. Habilidades de comunicación

La comunicación, cuando es exitosa, tiene 4 elementos que la componen:

• La comunicación escrita (redacción de mensajes, correos y otras comunicaciones internas).
• La comunicación visual que engloba el manejo de elementos gráficos o imágenes para la transmisión de mensajes.
• La escucha activa o esa habilidad para escuchar realmente lo que le inquieta al otro.
• La comunicación no verbal a través de la cual se proyectan gestos o expresiones faciales según el propósito.

4. Habilidades para la resolución de problemas

Los obstáculos son parte del trabajo, pero con alguien que disponga de las habilidades necesarias, estos se pueden transformar en oportunidades de aprendizaje.

La capacidad de manejarse en la aparición de problemas urgentes o de vieja data, es uno de esos ítemes que no pueden expresarse de forma comprobable en un currículo, pero que cuando logran demostrarse en una empresa, genera una percepción de valía muy importante.

5. Ética laboral

Hay detalles que nunca pasan de moda en el mundo laboral y, aunque los líderes de las organizaciones no suelen dedicarle mucho tiempo a la microgestión de los empleados, siempre es deseable que alguien cumpla con aspectos como:

• Puntualidad (no solo para llegar e irse, sino para la entrega de proyectos)
• Entrega de trabajos libres de errores que obliguen a rehacer trabajos.
• Procura de la excelencia

habilidades blandas
El manejo adecuado de la tecnología y los diversos canales de comunicación es una habilidad necesaria en el ámbito laboral moderno.

6. Flexibilidad / Adaptabilidad

Los empleados multitarea tienen dos caras: una funcional y otra que no.

La funcional tiene que ver con la posibilidad de adaptarse a los cambios. La que no, la notamos cuando una persona no termina de alcanzar grados de excelencia producto de las constantes incursiones en nuevas actividades.

De cualquier modo, si se sabe aprovechar esta capacidad de adaptación sin convertirse en un empleado que por querer abarcar mucho no termine siendo especialista en nada, entonces se tendrá una importante ventaja.

7. Autoevaluación

No todos se atreven a reconocer aquello en lo que pueden mejorar o aquello en lo que se han equivocado.

En el mundo de las habilidades blandas esto es fundamental porque, asumir sus debilidades y fortalezas, habla de puntos de vista que tienden a lo objetivo.

Un empleado con estas características tendrá menos sesgos y una aproximación más cercana a las posibilidades de mejora.

Conclusión

Las habilidades blandas se pueden o no tener, pero nunca es tarde para desarrollarlas.

Hechos como el de ofrecerse para actividades que impliquen mayor responsabilidad no solo hablan bien de ti como empleado o empleada, sino que te hacen ganar una valiosa experiencia.

No te descuides pensando que lo más importante son las habilidades técnicas. Distribuye y dedícales tiempo y energía, pero no te olvides de formarte en áreas que te permitirán relacionarte mejor con otros.

Cómo concentrarse en el trabajo [10 formas efectivas de lograrlo]

concentracion

__

Estamos saturados de estímulos, de noticias y de información.

Ese es uno de los hechos más resaltantes de esta época.

Paradójicamente, también estamos en un momento de la historia en el que cada vez más gente trabaja desde su casa, lo cual significa mayor contacto con los niños, la pareja o la mascota, pero también un mayor índice de desconcentración.

Sin embargo, aun cuando se esté en una oficina de manera formal, también abundan las distracciones. Y si no, piensa en ese momento en que no resistes las ganas de revisar tu teléfono celular.

Por eso también hay cada vez más gente queriendo saber cómo concentrarse en el trabajo.

Estas 10 claves para concentrarse con mayor facilidad te ayudarán a rendir mejor y a generarte menos estrés.

 

1. Sillas incómodas, personas descontentas

Según la OMS, más del 70% de las personas de los países industrializados tienen problemas de espalda.

El dato es alarmante porque normalmente se equivale nivel de desarrollo de un país con salud.

Parte de esto se debe a la cantidad de horas que pasamos sentados (oficina, auto, transporte,etc.), pero también a la calidad de las sillas en las que nos sentamos.

Entre más cómoda sea tu silla, más fácil te será concentrarte. Nadie que pase 8 horas (o más) en una silla que le maltrate podrá concentrarse y rendir.

 

2. Adiós al desorden, bienvenido el orden

Tener demasiados objetos alrededor o encima del escritorio es un llamado constante a la distracción.

Si tienes gavetas en donde guardar esos objetos, úsalas. Si no, hay opciones de cajones de fácil instalación que puedes comprar.

Si tienes tantos objetos que, por más espacios de almacenamiento que tengas, no te permiten lograr el orden, entonces puede tratarse de que estás acumulando demasiados.

Este artículo de Jordi Sanchéz, en el que explica qué es el minimalismo, puede serte de mucha utilidad para saber cómo concentrarse mejor en el trabajo eliminando esos objetos que definitivamente no usas o no necesitas.

 

 3. Adiós al desorden (esta vez de la computadora)

Una computadora con virus es una distracción. Si no sabes hacerte cargo de ello, busca quien lo haga.

Una computadora llena de archivos en el escritorio, también es una fuente de distracción constante.

Para concentrarse con mayor facilidad, será necesario que elimines esos archivos que no necesitas o que los agrupes en carpetas según del tipo que sean.

 

4. Cuida lo que comes si quieres saber lo que es concentrarse de verdad

Ya lo decía Hipócrates: “que el alimento sea tu medicina”.

En muy común que en el trabajo busquemos algún snack hecho de productos industrializados o alguna golosina.

Este es un gran error porque hay sustancias como el azúcar que, en un primer momento después de su ingesta, van (aparentemente) a darte mucha energía, pero que minutos después te dejarán peor que antes de ingerirlas.

Prefiere snacks que no contengan azúcar añadida y que sean poco procesados, de ser posible, hechos por ti.

 

cómo concentrarse en el trabajo
No siempre es posible conseguir el foco en las actividades, aun cuando se hagan muchos intentos. En ese caso, lo ideal es pedir ayuda profesional para descartar un trastorno de base.

 

5. Cómo concentrarse en el trabajo gracias a una lista de actividades

Muchas listas de pendientes fallan porque, cuando se hacen, se dejan lejos del sitio en donde se está trabajando.

Si la mantienes cerca podrás mantener el enfoque y regresar cuando sientas que te hayas distraído en otra actividad.

La sensación de cumplir con tu lista es más que satisfactoria. Si tienes dudas acerca de cómo hacer una lista efectiva, opta por aplicaciones como:

  • Evernote.
  • Do It Tomorrow.
  • Todoist: lista de tareas.
  • Toodledo.
  • Trello

 

6. Infórmale a los demás que estás trabajando en tu concentración

Sea que labores desde tu casa u oficina, saber cómo concentrarse en el trabajo va a depender en gran medida de tus relaciones con tu familia o compañeros.

Por ejemplo, quienes trabajan en casa suelen tener problemas de concentración gracias a que no separan familia de trabajo, así que se terminan viendo envueltos en conversaciones triviales o asuntos del hogar que se pueden atender en otro momento.

Dile a los miembros de tu familia que tanto ellos como el trabajo tienen su momento. Lo mismo con tus compañeros. Si ellos también están interesados en concentrarse como tú, entonces comprenderán y hasta compartirán la experiencia de trabajar juntos en el mismo propósito.

 

7. No toda llamada debe ser respondida, ni todo mensaje debe ser contestado

Apagar el teléfono celular puede ser muy extremista para algunos. Si está bien para ti, apágalo. Si no, puedes notificar en tu estado de WhatsApp que no estás disponible en horario laboral.

Lamentablemente, hemos malutilizado la tecnología de las comunicaciones y, lo que antes representaba un gran logro, ahora representa distracciones constantes, pero no por la tecnología en sí, sino por el uso que hacemos de ella.

Lo que antes era una llamada eventual para enterarse de cómo estaba alguien, ahora es un hecho frecuente para compartirse asuntos como memes, videos, fotos del desayuno, de la cena, etc.

Desactiva aquellas notificaciones que te distraen. Piensa que si tienes 8 apps en tu teléfono y cada una de ellas te envía una notificación en horario de trabajo, tendrás 8 momentos para salirte del foco que tanto te ha costado lograr.

como concentrarse en el trabajo
Concentrarse en el trabajo puede ser todo un arte, pero como en todo arte hay que prepararse y practicar para lograrlo.

 

8. Cómo concentrarse mejor en el trabajo escuchando música (o tal vez no)

Esta es una de las verdades más cuestionables que existen acerca de ayudas para concentrarse.

Al respecto no hay nada concluyente, pero abundan los comentarios de personas que afirman que pueden concentrarse mejor gracias a la música.

Los intentos por argumentar que la música funciona en estos casos pasan por teorías como el Efecto Mozart o algunas investigaciones en las que se afirma que la música suave promueve un mejor desempeño en la resolución de tareas aritméticas (Primary School Pupils).

De cualquier modo, la decisión final es tuya y dependerá de cómo te sientas.

 

Qué es delegar y cómo hacerlo bien

delegar

__

Cuando una empresa comienza con su actividad lo hace con una sola persona, en este caso, el propio creador de la idea.

En el mejor de los casos, la idea cuenta con un grupo muy pequeño de personas que la llevan a cabo.

De cualquier modo, todo proyecto pasa por una fase inicial en la que alguien debe hacer una gama amplia de tareas, por lo que no es de extrañar que sea administrador, repartidor, vendedor, diseñador, gestor de Instagram, etc.

Esto es normal e inevitable porque al principio no abunda el presupuesto. Sin embargo, conforme pasa el tiempo, la cantidad de trabajo aumenta y es muy difícil que todos hagan de todo.

Lo que toca es delegar funciones especializadas para aumentar la eficacia del trabajo.

Si se pasa esto por alto pueden se vislumbran dos escenarios:

  1. Estancamiento del desarrollo
  2. Sobrecarga laboral
  3. Desperdicio de energía que puede emplearse en labores de gerencia

La palabra “delegar” viene del latín delegare, lo cual significa “mandar a alguien legalmente”.

Delegar es el arte de saber mandar, de elegir a las personas ideales para obtener resultados ideales.

qué es delegar
Quienes aprenden a delegar de forma efectiva aumentan la productividad y eficiencia de sus equipos.

Principales señales de que no estás delegando

Estas son señales inequívocas de que te estás saturando de trabajo por no tomar la decisión oportuna de delegar:

 

  • Las tareas rutinarias ocupan una parte importante de tu agenda. Si estás haciendo labores mecánicas o repetitivas, entonces es que no estás delegando lo suficiente en tu personal.
  • Tienes altas cuotas de estrés: las señales más evidentes del estrés son irritabilidad, insomnio, dificultad para concentrarse en tareas, sin importar que estas sean sencillas.
  • Dificultad para lograr las tareas realmente importantes: aunque parezca que todo está dado para hacer crecer tu empresa, aun no logras dar el gran salto porque ocupas gran parte de tu tiempo en labores que no tienen que ver con una estrategia clara de crecimiento.

 

 

Razones por las que no delegas

Los principales líderes saben qué es delegar de forma frecuente y entienden que esto es vital para cualquier negocio. Puede que tú también lo sepas, pero tal vez te estés saboteando con alguna de estas razones:

  • No quieres compartir el crédito: sentirse reconocido es muy agradable, pero si no delegas puede que lo único por lo que te reconozcan es por eso: por no delegar. En el fondo te van a reconocer por no ser un buen líder y tu empresa se estancará.

 

  • Creer que la tarea es muy fácil como para que la haga otro: esta es una de las mayores trampas de aquellos que no delegan. Normalmente piensan que no tiene sentido pagarle a otro para que haga la tarea porque es un desperdicio de dinero, pero no comprenden que si la hacen ellos, entonces gastarán un tiempo valioso que serviría para invertir en otra actividad vital

 

  • No considerar capaz a nadie más: ¿Has escuchado la frase “si lo quieres bien hecho, entonces hazlo tú mismo”? Este es uno de los principales impedimentos para no delegar y es una trampa muy conocida que no favorece el desarrollo de las empresas. En mucho casos, delegar en alguien que pueda hacerlo en un 80% de lo bien que lo haces tú, entonces eso es suficiente. Si no se trata de algo de vida o muerte, comprueba que así es y delega en alguien más.

 

  • Miedo al qué diran: si crees que por entregarle trabajo a otra persona serás considerado débil, torpe, etc., entonces te recomendamos que reflexiones acerca de lo importante que es para ti la opinión de los demás. No tienes que lucir siempre como la persona todopoderosa que todo lo hace. Al contrario, delegar es una señal de fortaleza y buena gerencia.

 

qué es delegar
Delegar no consiste en imponer, sino en saber aprovechar las capacidades de cada quien para que haga bien su trabajo.

Cómo delegar de forma exitosa

Si te cuesta delegar, sigue estas claves y termina de dar el paso que te hace falta:

 

1. No delegues demasiado al mismo tiempo

Comienza por probar a alguien delegándole pequeñas tareas. A medida que obtengas resultados, evalúalos y analiza si esta persona cumple a cabalidad con lo que requieres.

Si delegas muchas tareas o una muy importante de buenas a primeras, entonces puedes saturar a la persona o terminar decepcionándote.

 

2. Delega y apártate

Algunas personas cometen el error de delegar y asfixiar con supervisión excesiva a quien está realizando la tarea. Esto es contraproducente porque mina la confianza del otro y te desgasta. Haz un seguimiento, pero permítele que ejecute su tarea.

 

3. Ofrece retroalimentación y reconoce lo positivo

Cuando alguien recibe el encargo de realizar alguna actividad, lo ideal es que le indiques si lo que hace está conforme a lo que le solicitaste. Si es así, reconóceselo. Esa es una forma sencilla de hacer que sienta la motivación necesaria para repetir los mismos resultados e, incluso, mejorarlos.

 

4. Haz tu balance y determina qué puedes aprender

Cuando algunas personas se preguntan qué es delegar de forma efectiva, comprenden que se trata de un proceso que descubren en el camino. Entre pedirle a alguien que lleve a cabo una tarea de forma eventual y lograr que esto se convierta en una rutina, hay una gran diferencia.

Cuando logras esto último puedes evaluar tus resultados, por ejemplo, con un análisis FODA (fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas).

Algunas preguntas valiosas son:

  • ¿Qué tareas van bien?
  • ¿Qué debería cambiar en un futuro?
  • ¿Cómo sacarle provecho a los desafíos que se me presenten

 

5. Define claramente las tareas y las condiciones de satisfacción

Si delegas las tareas de forma imprecisa, obtendrás resultados imprecisos. Si no dejas claro cómo deben hacerlo y cuáles son los resultados que esperas, entonces no tendrás bases sólidas para reclamar a la hora de que detectes fallas o tengas insatisfacciones.

Si hay un proyecto que debe ser entregado el viernes a las 3 p.m., entonces especifícalo e indica cuáles serán las consecuencias de que no sea así.

Este tipo de detalles se suelen pasar por alto, pero son indispensables para delegar de la forma adecuada.

 

6. Proporciona todo lo necesario para el éxito de la tarea

Muchas actividades fracasan porque quien intenta realizarlas carece de los medios necesarios para llevarlas a cabo, bien sean estos materiales o humanos.

Cuando delegues, asegúrate de facililarle la tarea. No sabotees su propio éxito y haz un inventario de todo lo que pueda hacerle falta para llevar a cabo la tarea con éxito.

Además, deja abierta la posibilidad de que la persona te manifieste cuando crea que necesita algo para cumplir con lo que le encomiendes.

 

Conclusión sobre qué es delegar

Cuando entiendes qué es delegar y sus beneficios están liberándote de tareas que pudieran resultarte tediosas o innecesarias. Y no porque no sean importantes, sino porque tú tienes otras que necesitan de tu intervención directa.

Delegar es un signo de fortaleza y de madurez. Si analizas tu entorno, verás que aquellas empresas y organizaciones que mejor delegan, son las que más éxito tienen.

Qué es un freelancer + 7 pasos para convertirse en uno

freelacer

__

Hechos como la pandemia de COVID19 no han hecho sino hacer todavía más popular la palabra freelancer.

Un freelancer no es más que un trabajador autónomo que ofrece sus servicios en una empresa sin necesidad de llegar a ser su empleado.

Esto significa que, en teoría, puede conseguir trabajo en varias empresas y hacerse responsable por el destino de su carrera.

Eso sí, al igual que una empresa, debe pagar impuestos según la regulaciones laborales de cada país.

Los freelancers o autónomos más comunes son los que están ligados al ámbitos creativo: diseñadores, redactores, programadores, traductores y algunos otros ligados a la consultoría, marketing o gestión de redes.

¿Cómo funciona el trabajo autónomo?

Ahora que ya sabes qué es un freelancer o autónomo  es momento de que conozcas cómo es que se trabaja en esta modalidad.

Un autónomo cobra por proyecto, lo cual significa que puede asumir solo una cantidad determinada de trabajo al mes y cobrar según lo que acuerde desde el inicio.

Algunos freelancers estipulan que el pago debe hacérseles basándose en la cantidad de horas que trabajen, pero esto dependerá de los acuerdos iniciales que se establezcan y de la voluntad de los contratantes para trabajar de ese modo.

Además, los autónomos trabajan con plazos y, al menos en teoría, fijan sus propios horarios. Aclaramos de que se trata de teoría porque muchas personas piensan que un freelancer trabaja solo algunas horas, hecho que es falso porque en realidad pueden llegar a trabajar incluso muchas más de lo que algunos creen.

qué es un freelancer
El mundo digital te abre las puertas a una gran oferta de proyectos. Si haces un trabajo por encima de la media, podrás cobrar mejor que otras personas.

¿Cómo convertirse en autónomo?

Paso 1: Evalúa si el trabajo como freelancer es para ti

 

Trabajar como autónomo no es sencillo. Y no, no estamos diciendo que todo lo demás lo sea, pero esta modalidad tiene pros y contras.

Quien quiera ser freelancer requiere de una mentalidad específica con elementos fundamentales como la disciplina y el compromiso.

El hecho de que seas tú quien puede fijar sus propios horarios, implica una responsabilidad extra porque es muy fácil dispersarse y terminar agobiado por los tiempos.

Además, el compromiso que asumas no es algo que puedas eludir solo porque no tienes jefe. De igual forma tendrás que rendir cuentas y entregar tu trabajo en los plazos que hayas establecido.

Si quieres probar esta forma de trabajo, te sugerimos que no renuncies a tu empleo y que, en las primeras etapas, alternes las dos modalidades.

 

Paso 2: Consigue una plataforma para ofrecer tus servicios

Depende del trabajo que hagas, hay plataformas que son más o menos adecuadas. Sin embargo, el canal de promoción clásico para quienes buscan empleo es LinkedIn. La red social fundada en 2002 es cada vez más popular y cuenta hasta con un microblog.

Si estás en Latinoamérica y el servicio que ofreces es predominantemente para mercado hispano, las redes para postularte y dar a conocer lo que haces son Freelancer y Workana.

Si estás en Latinoamérica o en el norte del continente y quieres dar a conocerte, una gran opción es Fiverr.

En última instancia, también puedes crear tu propio blog con las opciones gratuitas que te ofrecen sitios como WordPress o Wix.

 

Paso 3: Diseña tu perfil como si se tratara de tu currículo

Si bien es cierto que no vas a necesitar un currículo clásico, es importante que comprendas que no bastará con llenar las casillas de la plataforma que elijas.

Tendrás que esforzarte para diferenciarte de las miles de personas que también se ofertan en estos sitios y para ello tendrás que tomarte el diseño de tu perfil con total seriedad.

En él no solo vas a señalar cuáles son tus habilidades y destrezas, sino que también vas a establecer un sello distintivo con la forma en la que te comuniques.

Como consejo, te sugerimos que no te centres en hablar de lo que sabes hacer sino en cómo puedes ayudar a un potencial cliente con eso que sabes hacer. 

 

Paso 4: Define cuál será tu tipo de clientes

No es lo mismo hacer trabajos para una empresa que subcontrate que trabajar para proyectos independientes o marcas personales.

¿ Qué es un freelancer si no define para quién o cuál tipo de clientes quiere trabajar ? Si no tienes nociones al respecto, investiga el significado de estos dos términos de marketing: target y buyer persona.

Este paso vital para que puedas pasar al siguiente.

 

Paso 5: Determina tu precio

En la medida que conozcas el cliente al cual te vas a dirigir, entonces fijarás un precio que te permita, antes que todo, cubrir tus gastos básicos y , después, generar dinero para hacer crecer tu proyecto.

Cuando fijes tus precios contempla que en algunos casos puedes necesitar una oficina, reposición de materiales o reparación de elementos necesarios para poder trabajar.

Compite con precios, pero comprende que si siempre rayas por lo bajo, te verás en aprietos cuando te surja algún gasto imprevisto. Cuando alguien se pregunta qué es un freelancer, sobre todo si su plan es tener éxito, esta tiene que ser una premisa básica.

 

Paso 6: Consigue trabajo y cuida las relaciones con tus clientes

Esta es tal vez la parte más difícil, no solo por lo que implica conseguir ese primer cliente, sino por lo que implica conservarlo.

Al principio, no temas dar pequeñas muestras gratuitas de tu trabajo. Recuerda que son solo muestras, no caigas en la trampa de algunas personas que se dedican a obtener trabajo sin pagar nada a cambio.

Mientras te construyes una reputación tendrás que mantener precios que tal vez no sean los que esperas, pero cuando logres tener una base sólida de clientes, te será mucho más sencillo obtener mejores trabajos y mejores pagos.

Por último, cuida cada cliente como tu activo más preciado.

Ten en cuenta que siempre es más barato conservar un cliente que conseguir uno nuevo.

 

Conclusión para entender qué es un freelancer

Muchas personas nos intentan hacer creer que ser autónomo es la panacea y el boleto directo a una vida con pequeños ratos de trabajo y grandes ganancias. Esa no es la verdad.

¿Qué es un freelancer? Una persona que tiene mayor poder de decisión acerca de su trabajo, pero no es necesariamente alguien que se vaya a hacer rico de la noche a la mañana.

De hecho, ser freelancer implica que no tengas un seguro médico ni vacaciones pagas, por lo que tendrás que incluir esas opciones en tu presupuesto.

.

Cómo ser un buen líder y 8 claves para serlo

lider

__

Ninguna organización que se precie de ser exitosa pudo haber llegado ahí sin uno o varios líderes.

De hecho, las empresas y las organizaciones marchan al ritmo en que lo hacen sus integrantes, específicamente sus líderes.

Un buen líder es sinónimo de crecimiento e innovación, de variables que se evidencien en cifras y desarrollo, no de títulos ni diplomas.

Para convertirse en un buen líder no hay fórmulas mágicas. El liderazgo se gana y se trabaja, no se decreta.

¿Qué es el liderazgo?

Lo más obvio sería pensar en que el liderazgo es una condición del que lidera, pero eso sería reducirlo a algo muy sencillo.

El liderazgo es la cara visible de la visión y la cultura de una empresa.

El liderazgo es planificación y búsqueda constante de la mejora, pero también tiene relación directa con la motivación y con la cooperación.

El liderazgo, por ejemplo, no es gestión ni administración porque no hace falta ser un líder para poder gestionar ni administrar.

¿Es entonces un gerente? ¿Ser gerente de una organización te transforma automáticamente en un líder? No, liderazgo y gerencia no van siempre de la mano, aunque lo deseable y lo comprobado es que un buen gerente sea un buen líder.

Un gerente puede revisar presupuestos y administrar, sin que otras personas lo vean como un líder.

De hecho, una forma sencilla en la que muchas personas descubren sus habilidades para liderar se da cuando los demás le reconocen como tal.

El liderazgo es entonces una cuestión de influencia y no se evidencia solo cuando las cosas van bien sino también cuando van mal, por eso, más que temerle, se le respeta.

cómo ser un buen líder
Son las personas a tu alrededor quienes deciden si eres un líder o no y si deciden seguirte o no.

10 características de un buen líder

Como ya te habrás dado cuenta, ser un buen líder no es fácil. Sin embargo, sí es posible darse cuenta de los rasgos que comparten en común.

  • Un buen líder tiene determinación

Ese es uno de sus grandes rasgos característicos. Lo que otros no se atreven a decidir, él o ella lo decide.

Un líder entiende que el tiempo es escaso, sobre todo en algunas circunstancias de apremio, por eso hay que aprovecharlo. Y decidir es eso, no dilapidar los minutos que se escurren mientras que una crisis avanza o mientras que una gran oportunidad se posterga.

Una vez que toman una decisión se compromenten con ella y asumen el riesgo de que no obtener los resultados que todos esperan.

  • Predica con el ejemplo

¿Quién respeta a alguien que le pide a otros que hagan algo, pero que él mismo o ella misma no hacen? Nadie.

Si alguien sigue a una persona de este tipo es más por miedo o por conveniencia.

En el caso del liderazgo, si un líder tiene que ensuciarse, se ensucia.

Esto aplica de forma metafórica y hasta literal. De ahí que muchas veces veamos a líderes políticos haciendo acto de presencia en castástrofes o desastres naturales.

  • Mantiene el foco en los objetivos

Se puede poner el foco en el problema o en los objetivos. Un líder lo sabe, pero elige conservar el propósito y cambiar lo que haya que cambiar para lograrlo.

Esto no significa que tengan todas las respuestas ni que lo sepan todo, pero sí que mantienen la actitud adecuada para avanzar a pesar de que el panorama luzca complicado.

Por ello priorizan y descartan las acciones que no son necesarias para cumplir las metas.

  • Siente pasión por lo que hacen

Si alguien no siente pasión por una tarea, difícilmente será un ejemplo de cómo ser un buen líder.

Los líderes aman la excelencia y se preocupan porque los detalles sean cumplidos a cabalidad. Ellos saben que la mediocridad implicará que haya que rehacer el trabajo o que se generen conflictos en las empresas y organizaciones.

  • Es humilde

La arrogancia es enemiga de las buenas relaciones, por eso es que la humildad hace grande a un líder.

Y no es la grandeza en sí, es la facilidad de empatizar con el otro y de escuchar a su equipo, de asumir que no siempre tienen la razón y que la opinión de los demás también tiene valor.

  • Sabe reconocer y dar créditos a otros

Es común escuchar que hay personas que roban las ideas de otros. Si alguien se jacta de ser un buen líder, seguramente es porque también reconoce los logros de los demás.

Dar crédito a quien haya que dárselo es decirle al otro lo importante que es, tanto así, que merece ser reconocido por los demás como el artífice de una idea o una obra.

  • Ayuda a las personas para que crezcan

Un buen líder comparte lo que sabe porque sabe que el éxito de su equipo es también el suyo.

Imagina a un entrenador de fútbol.

¿Tendría sentido que no enseñara lo que sabe a sus jugadores para ser él quien destaque? ¿Sería realmente exitoso?

Es prácticamente imposible que así sea. Si crecen los demás, crece el buen líder.

  • Se comunica de forma eficaz

La comunicación clara y sin agendas ocultas es un factor determinar en el camino de cómo convertirse en un buen líder.

Por tanto, procura que la comunicación fluya hacia todos los niveles. No importa si se trata de las personas dedicadas a la limpieza o del gerente de un departamento.

Tanto la comunicación externa de una organización externa como la interna son igual de importantes. Y él o ella lo sabe bien.

John Maxwell es reconocido como uno de los principales autores acerca del liderazgo

Conclusión sobre cómo ser un buen líder

El liderazgo tiene bastante de natural. Por eso hay personas que parecieran haber nacido para serlo, bien sea porque son elocuentes, determinados, ingeniosos, etc.

De cualquier modo, estas son habilidades que se pueden desarrollar. Si algo debería tener un buen líder es eso: las ganas y la disposición de aprender.

Todo lo demás es alcanzable en la medida de que se esté dispuesto a cometer errores y a asumir la responsabilidad, a delegar y a compartir el protagonismo.